Llegado el verano y finalizado el curso escolar, una de las mayores preocupaciones de los padres es qué hacer con los niños mientras ellos trabajan. Dejarlos solos en casa durante la jornada laboral no es una opción. Por ello, ante la ausencia de abuelos que puedan cuidar de los niños, la alternativa para muchos padres suelen ser los campamentos de verano. Más allá de la solución a un problema sobre el cuidado de los niños, los campamentos de verano plantean muchas otras ventajas para nuestros pequeños.

Ventajas de los campamentos de verano infantiles

Las semanas que duran las vacaciones escolares, para muchos padres se plantea la oportunidad de que sus hijos jueguen y se distraigan con otros niños, siendo este un periodo de descanso y diversión, mientras que otros lo plantean para ampliar la formación de sus hijos con cursos de idiomas, música o en los que aprendan nuevas habilidades… En cualquiera de los casos, los campamentos infantiles suelen ser una muy buena opción. Según los expertos en pedagogía, los campamentos son un lugar y una oportunidad para desarrollar habilidades sociales para toda la vida y muchas lecciones vitales que van más allá de las que se aprenden en las aulas, como: el trabajo en equipo y la cooperación, el valor del tiempo de juegos, el aprecio de la naturaleza, habilidades de liderazgo o el desarrollo de la confianza. 

Al mismo tiempo, los campamentos son la oportunidad perfecta para que convivan con otros niños de su misma edad y poder incentivar así el aprendizaje emocional, asumiendo riesgos sociales (teniendo en cuentan que se adentrarán en un entorno social totalmente desconocido para ellos). Además, será optimo para mejorar su independencia y mejorar su autoestima y confianza en sí mismos, lo cual ayuda a la hora de tomar sus propias decisiones sin ayuda de sus padres.

 

campamentp verano

Otro de los beneficios es que, los campamentos ayudan a desarrollar la inteligencia emocional de los pequeños, lo cual implica reconocer, comprender y controlar las emociones mientras aprenden a relacionarse con otras personas, empatizando y conectando con ellas. Los campamentos son el lugar perfecto para que los niños aprendan a salir de su zona de confort haciendo actividades a las que no están acostumbrados, descubriendo áreas nuevas y en las que pueden mejorar.

Muchos campamentos prohiben el uso de dispositivos móviles durante la estancia, algo muy a tener en cuenta, ya que en los últimos años el consumo de estos aparatos en la población infantil se ha disparado en detrimento de otras actividades como el ejercicio físico. Por otra parte, además de realizar ejercicio físico, se establece una regularidad. y orden en las comidas y una interacción con la naturaleza por medio de actividades al aire libre. Es decir, se incentiva el estilo de vida saludable. 

Si todas estos motivos te han convencido para que este año tu hijo también acuda a un campamento de verano, aquí tienes un montón de ideas de campamentos a los que podrá acudir. Los hay para todos los gustos y con todo tipo de actividades.