Jóvenes y no tan jóvenes. Preciosas ilustraciones o infinitas frases. Algunos son de mayor tamaño que otros pero, cuando acudimos a la playa, es casi imposible que nuestros tatuajes escapen a los rayos del sol.

Son muchas las personas que tienen algún tatuaje en su piel. De hecho, un estudio realizado en 2016 por la Academia Española de Dermatología afirmaba que 1 de cada 3 personas en edades comprendidas entre 18 y 35 años tienen, al menos, un tatuaje. Y enfatizamos el, “al menos”, porque parece que es cierto el famoso consejo que se le da a aquellas personas que van a tatuarse por primera vez: “cuidado que engancha”.

Hay tatuajes con trazos que se pueden llegar a considerar verdaderas obras de arte, pero para mantenerlos en buen estado es muy importante seguir unos determinados cuidados específicos, sobre todo en verano. Los tatuajes no solo pueden perder color con el paso del tiempo, sino también provocar problemas de salud. Ante esto, uno de los puntos clave para mantenerlos en buen estado es protegerlos del sol. Desde blogdemoda.es nos dan algunos consejos para cuidar nuestros tatuajes en verano y mantenerlos como el primer día. ¡Toma nota!

¿Cómo afecta el sol a los tatuajes?

Los pigmentos de nuestros tatuajes son especialmente sensibles a la luz. Los rayos ultravioleta del sol son capaces de oxidarlos y esto puede ocasionar la escisión de algunos de sus componentes.

¿Qué ocurriría si esto pasa? Bien, puede dar lugar a dos tipos de resultados perjudiciales para nuestros tatuajes. Por un lado, podemos ver una clara decoloración del mismo. Los tatuajes tienden a perder intensidad en su color con el paso del tiempo pero, si además los exponemos al sol sin ningún tipo de protección, esa decoloración se acelerará enormemente. Si tu tatuaje es de color negro, verás como el color va perdiendo ese brillo, se va tornando azulado y los bordes se van difuminando poco a poco.

Además, déjanos decirte que los tatuajes de colores claros serán los primeros en ir perdiendo color, puesto que ya de por sí son tonos de baja intensidad. Así que, si es tu caso, cuídalos con atención desde el primer momento. Como curiosidad, los tatuajes en tonos rojos o amarillos aumentan los riesgos de que se produzcan quemaduras en esa zona, pues absorben mejor las radiaciones.

chica tatuajess1

Por otro lado, los efectos del sol en el tatuaje pueden provocar una reacción alérgica en tu piel que, de hecho, no tiene por qué darse inmediatamente, sino que puede dar la cara años después. Los tatuajes con pigmentos rojizos tienen mayor cantidad de componentes que podrían resultar tóxicos si llegasen a liberarse en tu organismo. ¡Cuida tu tatuaje!

Cuidados para proteger los tatuajes del sol

Cuidar nuestros tatuajes debe ser algo constante, pero es cierto que en la época estival requieren de mayor mimo si queremos conservarlos en todo su esplendor. La zona de la piel tatuada siempre debe contar con una buena hidratación. Sin embargo, esta debe acentuarse en verano, que la piel tiende a resecarse mucho más debido a los efectos del sol, el salitre del mar o los químicos que contienen las piscinas. Elige una buena crema hidratante para tus zonas tatuadas. Si puede ser, procura que entre los componentes de la crema se encuentre el dexpantenol, una provitamina B5 que actúa ayudando al proceso de regeneración de los tejidos dañados.

El siguiente punto resulta importantísimo si vas a exponerte al sol. Utiliza una crema solar con un factor de protección alto. Como mínimo, estaba debería ser SPF 30, pero te recomendamos encarecidamente que, si puede ser, apliques una aún mayor, de SPF 50. No es necesario que utilices este factor tan alto en todo el cuerpo, pero sí en las zonas que tengas tatuadas. En lo que sí queremos que prestes gran atención es en si tu protector es de amplio espectro. Este tipo de cremas son las que no solo protegen de las radiaciones UVA sino también de las UVB, que están más relacionadas con la escisión fotoquímica de los pigmentos del tatuaje.

Tatuajes recién hechos en verano

Entre nuestras recomendaciones no encontraréis la de realizaros un tatuaje en pleno verano, pero sabemos que son muchas las personas que, cuando se deciden, no desean esperarse y lo que quieren es lucirlo en estos meses en los que enseñamos más nuestro cuerpo. Bien, tatuarse en verano no es el momento más idóneo, pero es factible. Sin embargo, debes tener en cuenta que hay una serie de cuidados prácticamente obligatorios para que el tatuaje cicatrice bien en estas fechas. Te los contamos.

  • Higiene: un tatuaje recién hecho no deja de ser una herida en pleno proceso de cicatrización, por lo que debes mantener la zona bien limpia si no quieres que se infecte. Esto significa que durante, al menos, dos semanas, no debes bañarte en playas y piscinas que pueden contener gran cantidad de gérmenes y bacterias. Un poco fastidio en pleno verano, ¿verdad?
  • Sol: es tremendamente importante que no te expongas al sol directamente durante esas dos primeras semanas, y si tienes que hacerlo indirectamente, cubras la zona con vendas para llevarla lo más protegida posible. Pasado este período, no salgas a la calle sin aplicar tu crema de protección solar en la zona tatuada.
  • Hidratación: para que la piel tenga un aspecto saludable, debemos hidratarla constantemente a lo largo del año. Sin embargo, esta acción es clave en el primer mes después de hacerse un tatuaje. Aplica varias veces al día una crema que hidrate la zona del tatuaje y procura que este no se quede reseco nunca.

Si sigues estos tips, te aseguramos que tu tatuaje se mantendrá en las mejores condiciones durante más tiempo. ¡Podrás lucirlos perfectos este veranito! ☀️