España es un país con muchas horas de sol. Sin embargo, a pesar de esto, se ha demostrado mediante estudios, que existe una alta deficiencia de vitamina D. Además, si comparamos con nuestros personas que viven en el norte y sur de España, los niveles son muy semejantes, ocurriendo lo mismo, si nos comparamos con países de Escandinavia o Europa Central. De la misma forma, también se ha demostrado que el 90% de la vitamina D con la que contamos, es procedente de la síntesis cutánea con la radiación solar. Entonces ¿A qué se debe esta deficiencia?

Pues sencillamente por el escaso aporte dietético de vitamina D y por la acción de los protectores solares, a su vez tan necesarios, que hacen de barrera frente a la exposición solar, para bien y para mal. En consecuencia, se hace necesario un mayor aporte de vitamina D para estar en los niveles óptimos.

Aumento de la vitamina D en verano

Durante los meses de verano, en los que los rayos de sol tienen mayor incidencia, las horas más adecuadas para producir vitamina D, son entre las 10h y las 15h. Precisamente, las mismas en las que debemos ser más cuidadosos de tomar el sol para evitar quemaduras, melanomas y cáncer de piel a causa de la radiación solar. Además, los protectores solares, si se aplican adecuadamente, bloquean entre un 95% y un 97% las radiaciones UVB, bloqueando la síntesis cutánea de la vitamina D.

En consecuencia, al contrario de lo que mucha gente piensa, en verano no debemos dejar de tomar vitamina D. Ya que la absorción natural no es suficiente. Por otra parte, debemos tener en cuenta, que con la edad, las personas vamos perdiendo la capacidad de sintetizar la vitamina D y que, por lo general, las pieles oscuras necesitan una mayor exposición a la radiación.

Cómo aumentar la vitamina D en verano

Para suplir estas carencias de vitamina D, tenemos varias alternativas, que además, podemos emplear en conjunto. Se trata de añadir a nuestra alimentación diaria alimentos ricos en esta vitamina como las frutas y verduras, junto con complementos alimenticios, tal y como nos recomiendan desde Frutería Web.  En cuanto a los alimentos ricos en vitamina D, que podemos incorporar o reforzar en nuestra dieta diaria, son:

  • El zumo de naranja: una taza contiene aproximadamente 137 UI. Al mismo tiempo, también nos aporta vitamina C.
  • Las setas y los hongos son ricos en vitamina D y antioxidantes. Gracias a esta combinación lo hacen un alimento muy recomendable para estos efectos.
  • La bebida de soja, que contiene vitamina D agregada.
  • La leche es otro alimento que aporta vitamina D, además de buenas dosis de calcio para los huesos.
  • Los huevos y más concretamente las yemas, tienen alto contenido en vitamina D.
  • El salmón es rico en vitamina D. Por ello es uno de los alimentos más consumidos en los países Escandinavos.

¿Para qué sive la vitamina D?

Gracias a la vitamina D se pueden tratar distintas afecciones específicas, ya que además se ha demostrado la vitamina D puede contribuir a evitar ciertos tipos de cáncer, osteoporosis o eclerosis múltiple. También ayuda a mejorar problemas de psoriasis, salud cognitiva. Además, gracias a la vitamina D se previene el raquitismo en los niños.