¿Estás embarazada por primera vez y has oido hablar de la faja postparto? Si tienes dudas si utilizar o no este tipo de lencería en el siguiente artículo te damos las claves y recomendaciones sobre la utilidad de las fajas postparto. Seguramente, tras leerlo te replantees la idea de utilizar este tipo de fajas durante un tiempo.

¿Qué es una faja postparto y para qué sirve?

Muchos médicos recomiendan usar las fajas postparto para ayudar a los órganos de la mujer a recolocarse adecuadamente y en su lugar tras dar a luz, disminuyendo así la hinchazón, y aportando más seguridad a las mujeres durante la realización de sus tareas y actividades diarias. Sobretodo, las fajas postparto son recomendadas para aquellas mujeres que han dado a luz mediante cesárea, ya que con ellas se mejora la postura. 

Sin embargo, antes de utilizar este tipo de fajas por tu cuenta, es importante que hables con tu médico y que, como experto, te aconseje sobre su uso. Existen ciertos casos en los que no hacer uso de la faja puede provocar la acumulación de seroma, un líquido que se forma debajo de la piel donde se encuentra la cicatriz de la cesárea.

Por otra parte, el uso de la faja postparto cuenta con muchos más beneficios como el alivio de los dolores postparto, ya que la faja comprime el abdomen haciendo que se sienta alivio en la zona. También, ayuda a evitar dolores en la columna, ya que con ella se mejora la postura de la espalda cuando se realizan ciertos gestos como dar el pecho al bebé, cogerlo en brazos o ponerlo en la cuna, por ejemplo. Al mismo tiempo, contribuye a que el útero se coloque en su lugar tras el parto y a la diástasis abdominal (la separación de los músculos del abdomen durante el embarazo).

mujer hospitalizada parto

Con todo, al usar la faja postparto, se facilita que la figura vuelva a ser la de antes del embarazo y proporciona mayor sensación de firmeza, lo cual también es importante para la confianza en sí misma de la mujer.

¿Cuánto tiempo se debe usar la faja postparto?

Las fajas postparto pueden usarse inmediatamente después de dar a luz, ya sea de forma natural o por cesárea, y tanto por el día como por la noche. De hecho no es necesario retirarla para dormir. Por otra parte, el tiempo máximo recomendable para utilizar la faja post es de 3 meses. A partir de entonces, la mujer puede comenzar a hacer ejercicios para fortalecer la zona, concretamente los músculos abdominales y su uso podría perjudicar dicho fortalecimiento.

No obstante, el tiempo de uso puede variar de un mes hasta tres, dependiendo del caso de la mujer. Suele colocarse después del nacimiento, cuando la mujer se encuentra estabilizada y en condiciones para mantenerse de pie.

Tipos de fajas postparto

Antes de comprar la tuya, desde la tienda de lencería La Petite Azahara recomiendan probar varios modelos para conocer cuál es el más adecuado para cada mujer. Podemos encontrar diferentes tipos de fajas postparto, aunque muchas mujeres coinciden en que las más cómodas suelen ser aquellas que permiten soltarla por partes, lo cual facilita mucho el poder ir al baño. Lo que sí es importante es que sean transpirables.

aja postparto

Por otra parte, la talla de la faja dependerá de la estructura de cada mujer. Pero sobretodo debes fijarte en su comodidad y en que no apriete demasiado la zona de la barriga, sobretodo después de comer. No elijas tu faja con la intención de verte más afinada y estilizada, esta no es su función. De lo contrario, impedirás la contracción natural de los músculos y provocarás flacidez abdominal. Los tipos de fajas postparto que puedes encontrar son:

  • Fajas de cintura alta sin piernas: es parecida a una especie de calzón de cintura alta, que llega a la altura del ombligo o de los senos. Cuenta con una abertura lateral para poder quitarla con facilidad siempre que lo necesites, sobretodo para ir al baño y para vestirte.
  • Fajas con busto de lactancia: es muy parecida a un bañador, aunque cuenta con una abertura en la zona de los pechos para poder amamantar al bebé, y otra abertura en la entrepierna para poder ir al baño.
  • Faja con velcro: es una especie de banda gruesa que rodea todo el abdomen y se ajusta al cuerpo, tiene gran elasticidad y es muy práctica.
  • Fajas con enganches y piernas: esta puede llegar hasta el ombligo o debajo del pecho y hasta las rodillas. Su abertura con enganches facilita poder quitarla cuando se necesite.

Esperamos haber despejado todas tus dudas sobre las fajas postparto y nos cuentes tu experiencia con ellas.