Las cucarachas son un tipo de insecto con ciertos hábitos sucios, que suelen causar muchos problemas. A la mayoría de las personas suele desagradar su presencia, entre otros motivos por los muchos inconvenientes que llegan a causar cuando se trata de una plaga, ya sea en un hogar como en un negocio, pudiendo suponer pérdidas muy importantes para las empresas.

Sin embargo, más allá de esto, las cucarachas son transmisoras de enfermedades que afectan tanto a humanos como animales. ¿Sabrías decir qué enfermedades son esas?

¿Qué hacen las cucarachas?

Dependiendo del ámbito en el que se encuentren las cucarachas, los efectos de encontrarlas pueden ser más o menos negativos. Si se trata de una empresa, la aparición de una cucaracha podría convertirse en un verdadero problema, sobretodo si está relacionado con el sector de la alimentación o la hostelería.

Las cucarachas son depósitos de bacterias, ya que suelen habitar en lugares muy poco higiénicos como las alcantarillas o las basuras. Además, se alimentan de restos de carne cruda y de heces de animales.

Por otra parte, la saliva, heces y la piel de la muda de estos insectos pueden provocar alergias en las personas. Cuando las cucarachas se alimentan de algo que contiene bacterias, éstas entrarán en su sistema quedando en la boca, saliva o sistema digestivo. Al vomitar y defecar es cuando las bacterias contaminan nuestra comida, objetos personales o estancias en las que las personas permanecemos. De la misma forma que al caminar también están en contacto con la suciedad, los gérmenes y las bacterias.

cucaracha en casa

¿Cuáles son las consecuencias de las cucarachas?

La cucarachas están relacionadas con la propagación de ciertas enfermedades, que se transmiten por medio de los alimentos (es decir de forma indirecta) como la salmonelosis, gastrointeritis, fiebre tifoidea, E. Coli, disentería… Pero a parte de estas, las cucarachas cuentan con ciertas proteínas en sus cuerpos, que generan un alérgeno pudiendo provocar asma en algunas personas.

Una vez que las partículas de las cucarachas se expanden por el aire en edificios, locales o estancias cerradas, dichas proteínas son inhaladas por las personas, provocando ataques de asma en personas sensibles a ellas.

¿Tienen las cucarachas peligro para la salud de las personas?

En principio, uno de los mayores impactos que pueden llegar a tener las cucarachas es la propagación de virus y bacterias, que pueden desarrollar enfermedades en las personas.

La forma en la que propagan enfermedades son varias y muy simples, bien por sus heces, sus vómitos o por el contacto directo. Sólo por el hecho de comer un alimento o usar un objeto en el que una cucarachas se haya posado o se haya contaminado con heces, como una servilleta en un cajón o trapos de cocina, existe un alto riesgo de enfermar.

De la misma forma, las personas asmáticas pueden sufrir ataques de asma si en su hogar o centro de trabajo hay presencia de cucarachas.

¿Cómo evitar las enfermedades de las cucarachas?

Sin lugar a dudas, la mejor forma de prevenir todas estas enfermedades es por medio de buenos hábitos de higiene, tanto de los alimentos como del hogar.

evitar cucarachas

Tratar los alimentos de forma apropiada también es importante: lavar los alimentos crudos antes de comer, limpiar con regularidad los cubiertos almacenados y utensilios de cocina, cocinar bien los alimentos… En el caso de los establecimientos públicos, la forma de evitarlas es por medio del cumplimiento de las normas y regulaciones de sanidad y seguridad alimentaria. Fundamentalmente se trata de mantener siempre todas las superficies bien limpias, sin restos de comida, y desinfectadas.

Como todos sabemos, las zonas oscuras y húmedas son los lugares más propicios donde encontrar cucarachas. Garajes, sótanos, desvanes… incluso los fregaderos. En la medida de lo posible debemos evitar la humedad en estos lugares y mantenerlos lo más organizados y limpios posible para evitarlas.

Las cucarachas acceden a los hogares de varias formas, bien entre las hendiduras de ventanas y puertas o moviéndose por las tuberías, pareces compartidas o el cableado de las casas o edificios. Una vez dentro de nuestras casas, permanecen desapercibidas gracias a que consiguen encontrar escondites como la parte de atrás de frigoríficos, grietas de paredes o techos, los bajos de los fregaderos… Y únicamente salen por las noches para alimentarse, lo cual les permite sobrevivir en nuestras casas durante mucho tiempo hasta que las encontramos, por muy limpias que estén nuestras casas.

Ante esta situación, muchas personas hacen uso de insecticidas para acabar con ellas. Pero lo cierto, es que los insecticidas en lugar de matarlas, únicamente las espanta o repele. Por ello, si te encuentras actualmente en esta situación y necesitas acabar con una plaga de cucarachas en tu casa o negocio, lo mejor es contratar los servicios de profesionales exterminadores y especialistas en control de plagas Denfor.