La albahaca, conocida por su nombre científico Ocimum Basilicum, es una planta que puede medir hasta 60 cm. Existen muchas variedades de Albahaca, siendo la genovesa la más aromática y una de las más aptas para utilizar en cocina y todo tipo de dietas personalizadas. Produce flores tubulares de color blanco o violáceo, las hojas tienen un color verde lustroso y forma ovalada. Se reproduce por semillas que pueden ser sembradas en una maceta con tierra fértil y húmeda en un ambiente soleado. Cuando hace mucho frío se puede tener en invernadero o tras una ventana.

 

Propiedades de la Albahaca

Las hojas de albahaca frescas o en infusión están indicada para:

Para preparar la infusión basta con picar unas hojas de albahaca, dejarlas reposar durante diez minutos en agua hirviendo y colar. Para aliviar los síntomas de congestión se puede añadir una cucharada de limón y un poco de miel.

Precauciones: El aceite esencial de albahaca no debe tomarse durante el embarazo aunque las hojas se pueden consumir sin peligro.

 

Uso en cocina

De la Albahaca se aprovechan las hojas y su aceite esencial. Las hojas se utilizan mucho en la cocina italiana para condimentar pizzas,  pastas y ensaladas. Es un ingrediente fundamental de algunas recetas de este país como la salsa pesto y la ensalada de mozzarella y tomate. También se utiliza en las cocinas de todo el mundo para condimentar distintos tipos de sopas, cremas y platos de carnes o pescado.

Para elaborar la salsa de pesto sólo se necesitan 50 gr. de albahaca fresca picada, 2 dientes de ajo picados, un poco de queso parmesano recién rallado, una cucharada de piñones y 100 ml de aceite de oliva virgen. Se baten todos los ingredientes en una batidora y ya la tenemos hecha.

En general la albahaca combina muy bien con el tomate fresco entero o triturado. Se puede preparar una salsa fresca de tomate con albahaca. Para ello utilizaremos 4 tomates medianos, un diente de ajo picado o machacado, una cucharada de cebollino picado, 5-6 hojas de albahaca fresca también picada, una pizca de sal y un poco de pimienta negra molida. Primero pelamos los tomates y los picamos con un cuchillo, finalmente mezclamos todos los ingredientes. También podemos usar la batidora para obtener una mezcla más homogénea.