¿Alguna vez te has parado a pensar lo que dice de ti la ropa que la ropa que llevas puesta? Lo cierto es que, sin que nos demos cuenta, cada mañana nos vestimos en función de nuestro estado de ánimo, eligiendo de forma inconsciente unos colores u otros. De igual forma, nuestro armario y la ropa que contiene puede hablar de nuestras emociones y nuestra personalidad y forma de ser. Por ello, hemos creado este artículo en colaboración con los expertos en moda de TopLoveModa, que nos dan todos los detalles de cómo los colores de la ropa influyen en nuestro estado de ánimo.

¿Cómo nos influye el color de la ropa?

Los colores tienen una gran importancia en nuestras vidas. Nos sentimos atraídos por unos colores frente a otros, sin razón aparente o específica. Pero lo cierto es que sí la hay. Los expertos aseguran no sólo vemos los tonos, si no que además, también los sentimos. Por ello es por lo que estos pueden influir en nuestro estado de ánimo cuando los elegimos.

Por ejemplo, el color rojo nos transmite alerta, pasión y deseo. Por ello, solemos usarlo en esos días en los que nuestro estado de ánimo o moral se encuentran en lo más alto. Cuando tenemos una cita romántica o cuando queremos causar buena impresión y demostrar confianza en nosotros mismos. Al ser un color tan llamativo, debemos usarlo con moderación.

Captura de pantalla 2020-10-13 a las 14.11.00

De la misma forma, el naranja es un color que transmite felicidad, optimismo y calidez. Por todo esto se le considera un perfecto antidepresivo, sin llegar a ser tan agresivo como el rojo. Se trata del color perfecto para momentos de socialización. Eso sí, elígelo en función del tono de tu piel.

El rosa es un color que transmite paciencia, calma y romanticismo. Además, disminuye el estrés. Por eso es adecuado para usarlo en momentos en los que necesites estar relajada o relajado. Los expertos aseguran que el rosa es un color con una gran influencia positiva en los estados de ánimo, sobre todo cuando necesitamos calmarnos.

El color azul transmite creatividad, seguridad y espiritualidad. Pero cuidado, también puede tener un efecto depresivo si lo usamos un día en el que nuestro ánimo esté bajo. Lo más recomendable es usarlo esos días en los que sabes que el trabajo no te dará tregua. De esta forma, te enfrentarás a él con más calma.

En el caso del color negro, es un color que transmite elegancia, autoridad y sofisticación. Por ello es el mejor aliado cuando quieres proyectar seguridad.  Por el contrario, el blanco es un color que transmite pureza y pulcritud. Mientras que el gris representa la neutralidad.

Como ves, nuestra ropa habla por sí sola y dice mucho de nosotros. Por ello es tan importante cuidar nuestro aspecto e imagen si queremos dar una buena impresión.