A partir de los 45 años, comenzamos a tener vista cansada o presbicia y progresivamente, en algunos casos y algunas personas, se puede ir perdiendo la transparencia del cristalino, produciendo problemas de cataratas. Esta situación ocular, que afecta a la visión suele darse, sobre todo, a partir de los 60 años. Es por ello, que las operaciones de cataratas son tan comunes en personas de la tercera edad.

Por suerte y, gracias a los avances tecnológicos, las operaciones de cataratas son intervenciones muy sencillas, que no requieren ingreso hospitalario pero sí tener en cuenta algunas indicaciones y recomendaciones médicas para una pronta y exitosa recuperación y posoperatorio. Una de las indicaciones a las que más atención hay que prestar es a cómo se debe dormir tras una operación de cataratas.

¿Cómo dormir tras una operación de cataratas?

Generalmente, si el doctor o doctora no indica lo contrario, podemos dormir y descasar tumbados boca arriba o de lado, pero siempre sobre el ojo no operado. Además, dependiendo del tipo de cataratas e intervención quirúrgica, es recomendable dormir semi-incorporado. De esta forma evitaremos a inflamación.

Por otra parte, tras la operación, el ojo se protege con una especie de escudo de plástico, que evita que el ojo intervenido no sufra ninguna presión.

En los casos de operaciones por desprendimiento de retina, en las que se emplea gas intraocular, la postura para dormir es especial, atendiendo a las instrucciones indicadas por parte del cirujano.

cirugia ocular

¿Cuánto se tarda en estar totalmente recuperado tras la cirugía de cataratas?

Tras la extracción de cataratas y las posteriores revisiones, lo normal es estar totalmente recuperado después de un mes. Pasado este tiempo se puede llevar a cabo una vida completamente normal. Por otra parte, es necesario mantener las posturas indicadas para dormir durante la primera semana, antes de la primera revisión. Después, en función de su recuperación y las indicaciones de su doctor, podrá recuperar las posturas habituales a la hora de dormir.

Por norma general, la recuperación de una operación de cataratas suele ser corta y sin complicaciones o incidentes, si no se tienen otros problemas oculares graves. Después de este tipo de intervenciones y tras retirar el escudo protector, es completamente normal tener una visión opaca, distorsionada o borrosa. Es normal, que el sistema visual necesita algún tiempo para ajustarse después de la extracción de la catarata y a la lente intraocular que sustituye, ahora, el cristalino natural del ojo. Lo normal es que tras dos semanas, después de la operación, se consiga ver las imágenes en su punto más nítido. Aunque se trata de un plazo relativo en función de cada paciente.

 

Algunas consecuencias temporales, a causa de la operación de cataratas, suelen ser los ojos rojos o inyectados en sangre, debido a un daño temporal en los vasos sanguíneos durante la intervención. A pesar de ello, no es algo de lo que haya que preocuparse, ya que a medida que el ojo vaya sanando, esto lo hará también hasta disiparse completamente.