Cada vez son más las personas que se animan a practicar deportes, entre ellos uno de los más populares es el Yoga. Todos conocemos a alguien que practica yoga y que habla de todas las bondades y beneficios, que su práctica le ha reportado. Por ello, en este artículo queremos hacer un repaso a todos ellos. Seguro que después de conocer todos ellos te animas a practicarlo.

Beneficios de practicar yoga

El yoga es una disciplina milenaria que reporta múltiples beneficios tanto para la mente como al cuerpo. De hecho, son muchos los estudios clínicos que avalan y demuestran todos estos beneficios, es por ello que muchos médicos lo recomiendan como una práctica habitual y adaptada a cada persona y estilo de vida. De forma generalizada, todos ellos coinciden en los efectos positivos, que el yoga tiene para el organismo, haciendo que nuestra calidad y esperanza de vida mejoren.

El yoga nos ayuda a fortalecer los músculos y huesos, evitando la formación de ácido láctico en el cuerpo. Como todos sabemos, tener una musculatura definida ayuda a proteger los huesos, evitando lesiones y enfermedades como la artritis. Se ha demostrado, además, que con el yoga se consigue fortalecer los huesos y frenar la degeneración ósea. Además, de forma indirecta y sin que nos demos cuenta, nos ayuda a mejorar la postura corporal. Con el yoga conseguimos aliviar el dolor. Por ello, es muy recomendada para personas que sufren dolores crónicos como la artritis reumatóide, lumbalgia, el dolor de cuello…

Ayuda a aumentar la flexibilidad. En consecuencia, esto nos sirve para evitar lesiones. Todo el mundo coincide en que las primeras sesiones de yoga, lo primero que aprecian es su falta de flexibilidad, problema que se va solventando a medida que continuas con las sesiones y te introduces en las técnicas. Como en todo, la constancia es lo que hace que mejoremos nuestra flexibilidad, de manera notable, y disfrutemos aún más de esta disciplina. De hecho, a medida que mejoremos nuestra flexibilidad, nuestros dolores de espalda y musculares, desaparecerán.

Fuente: Pinterest

También, nos ayuda a mantenernos jóvenes. Se han publicado estudios, que destacan que tanto el yoga como la meditación afectan al ADN y al rejuvenecimiento del cuerpo, evitando y revirtiendo los cambios negativos que puedan afectarle. También sugieren, que estos beneficios, también podrían tener consecuencias positivas contra el deterioro cognitivo relacionado con la edad.

Aunque pueda parecer lo contrario, con el yoga se queman muchas calorías. Este es uno de los motivos que más atrae a el público en general. Gracias a el yoga podemos tener un estilo de vida saludable, evitando el sobrepeso. La práctica del Vinyasa Yoga nos ayuda a quemar unas 507 calorías por hora.

El yoga nos ayuda a mejorar la respiración. Es decir, nos enseña a respirar correctamente, ya que para dominar sus técnicas es necesario controlar la respiración de forma permanente. En consecuencia, y sin que nos demos cuenta, estamos mejorando la oxigenación de nuestro organismo. Para ello, se lleva a cabo la respiración abdominal o diafragmática, aquella cuya inspiración se inicia en el abdomen y con la que se consigue respirar de forma más profunda y con un ritmo más pausado, que ayuda a relajar los músculos.

Con el yoga reforzamos nuestro sistema inmunológico y equilibramos nuestro sistema nervioso. Esto está relacionado con la hormona que genera el estrés, el cortisol, que a medida que lo practicamos conseguimos reducirla, y por tanto, aumentamos nuestra resistencia a enfermedades e infecciones. Como ya sabrás, el yoga combina posturas dinámicas y la relajación, lo cual hace que se convierta en una herramienta muy efectiva para combatir el estrés, equilibrando nuestro sistema nervioso.

Fuente: Pinterest

Gracias al yoga, podemos combatir problemas cardiovasculares como la hipertensión o los niveles de colesterol. También desciende los niveles de grasa en las arterias y la concentración de de interleucina-6 en la sangre. Además, hay estudios que demuestran, que el yoga tiene un impacto positivo y determinante en pacientes oncológicos, ya que hay evidencias de la mejora del ánimo y el humor, reduciendo la ansiedad, el estrés emocional y la depresión.

Con todo, seguramente, te estés planteando ahora más que nunca en convertirte en yoguie. Para ello no necesitas más que el material necesario, como mantas de yoga, como las que puedes encontrar en La Novena Nube,  y prendas de ropa cómoda, para practicarlo en cualquier parte. Eso es otro de los aspectos positivos del yoga, que podrás practicar de forma individual, en casa, o si lo prefieres en grupo con clases dirigidas en interior o en exterior.