Los gérmenes y bacterias se encuentran en la mayoría de objetos que tocamos y usamos cotidianamente. Aunque no podamos verlos, ahí están. Por regla general, los gérmenes en sí, no causan daños en las personas. Pero conviene ser cuidadosos para prevenir infecciones o enfermedades que puedan producir las bacterias.

Existen excepciones, en las que una bacteria puede desencadenar una enfermedad, infección o virus, llegando a ser perjudiciales para la salud de las personas, generando importantes infecciones, dependiendo de los casos.

Pero… ¿Qué son los gérmenes y las bacterias?

Pues bien, de forma generalizada, solemos utilizar la palabra germen para referirnos a todas las bacterias, virus y hongos, incluso protozoos, que pueden provocar una enfermedad.

Según un estudio de la Clínica Mayo, podemos diferenciar entre cuatro tipos de gérmenes principales que serían los siguientes: virus, bacterias, protozoos y Hongos. Para que lo entendamos un poquito mejor a continuación explicaré de qué trata cada uno de ellos y a continuación enumeramos una serie de consejos para evitar la propagación de gérmenes. Pero, vamos a detallar un poco más cada uno de estos microorganismos.

Los virus son agentes microscópicos infecciosos, que se multiplican dentro de las células afectando al organismo, en este caso, del ser humano. Una de las características de los virus, es su capacidad de reproducirse e invadir células “sanas”. No obstante, necesitan ser huésped de un organismo vivo para poder sobrevivir, de lo contrario su vida duraría un periodo muy reducido de tiempo. Los virus son la causa de enfermedades graves como el SIDA o la viruela, por ejemplo, incluso la gripe.

Las bacterias son microorganismos unicelulares y procariontes, es decir, no tienen núcleo. La bacterias pueden desplazarse, ya que son móviles y se encuentran en todos los hábitats terrestres y acuáticos, incluido el cuerpo humano. Este tipo de microorganismos, obtienen nutrientes del entorno en el que se encuentran. Sin embargo, debemos destacar que no todas las bacterias son perjudiciales, las hay que son buenas para nuestro organismo y beneficiosas, por ejemplo, para nuestro sistema digestivo, previniéndonos de las bacterias nocivas. Una infección típica que suelen causar las bacterias, es el dolor de garganta.

Otro tipo de gérmenes son los hongos que consiste en un grupo de micoorganismos eucariotas y multicelulares, que se asemejan a las plantas. Entre ellos podemos encontrar las setas levaduras o moho. Los hongos se nutren de personas, animales o plantas. Su hábitats natural es la humedad, por ejemplo; los hongos que salen en los pies a los seres humanos, de ahí que se genere el conocido “pie de atleta” o la candidiasis. Sin embargo, estos no representan un peligro para la salud de las personas.

Por últimos, los protozoos son gérmenes microscópicos, unicelulares que viven en ambiente húmedos o en medios acuáticos. Este tipo de gérmenes provocan nauseas, dolor de barriga o diarrea. Por lo que son los causantes de enfermedades relacionadas con las infecciones intestinales.

Consejos para evitar la propagación de gérmenes

Es complicado evitar los gérmenes, puesto que la mayoría de ellos se propagan por el aire, por medio de nuestros estornudos y tos, o por fluidos corporales como la saliva o el sudor. Sin embargo, sí podemos hacer que estos nos afecten lo menos posible tomando ciertas precauciones.

Podemos prevenir los virus, bacterias y hongo evitando ciertos contactos. Por ejemplo, evitar darse la mano con otra persona. De esta forma evitamos, que posteriormente, las bacterias o virus se introduzcan en nuestro organismo y actúen. ¿Cómo podemos evitar contagios de virus o bacterias?

  • Lavarnos las manos frecuentemente con agua y jabón durante un periodo superior a 15 segundos.
  • En el momento de toser o estornudar, debemos cubrirnos la boca para evitar contagiar a otras personas, en el supuesto de que nosotros estemos infectados por un virus.
  • Ventilar nuestras casas, oficina o cualquier espacio. Esto es un punto fundamental.
  • Mantener una higiene y limpieza de objetos y lugares del entorno doméstico para evitar hongos, bacterias y virus.
  • Utilizar guantes para evitar el contacto y la posible infección.

Productos que nos pueden ayudar a prevenir o eliminar virus, bacterias y hongos

A la hora de llevar a cabo los anteriores consejos, existen productos que nos pueden ayudar. El jabón de manos es uno de los principales productos, que ayudan a prevenir el contagio e infecciones de virus. De la misma forma, si queremos una limpieza más exhaustiva podemos optar por el uso de geles desinfectantes de manos y geles hidroalcólicos, elaborados a base de alcohol, que reduces la cantidad de microbios en la piel. Si quieres saber dónde puedes comprarlos, haz clic aquí.

También se pueden utilizar productos desinfectantes para limpiar cualquier tipo de superficie, así como las prendas de ropa. En el mercado existen productos como Sanytol desinfectante para ropa. Puedes consultar más información sobre él desde aquí. Es importante limpiar bien las superficies de casa, oficina o cualquier tipo de espacio para que los virus, bacterias y hongos no se transmitan entre personas. Otros productos que podemos utilizar para limpiar superficies y desinfectarlas son los limpiadores desinfectantes industriales o la lejía. El objetivo es minimizar la posibilidad de contaminación en las superficies donde se produce contacto.

Los guantes de un solo uso o guantes desechables, son otro artículo que sirve para evitar estos contactos y contagios de virus. Estos son imprescindibles si se produce algún tipo de contacto humano o manipulación de alimentos. Podemos encontrarlos de látex, nitrilo, vinilo, con o sin polvo en empresas como por ejemplo Fumisan, que se dedica a la distribución de productos de desinfección.

El germen Coronavirus 19 o SARS-Cov-2

El Covid 19, comúmente conocido como coronavirus, surgió en la ciudad de china de Wuhan, llegando a causar miles de infectados y muertes por todo el mundo. Se trata de un virus, que afecta al ser humano provocándole síntomas como la fiebre, tos seca y dolor de garganta; dolor de articulaciones y malestar general, cansancio, dificultades de respiración, y el algunos casos, diarrea; pudiendo confundirse en algunos casos, con una gripe común. De esta forma, el Covid 19 es un virus que causa muertes en personas con las defensas bajas, presión arterial alta, cáncer, diabetes, inmunodeprimidos, enfermedades pulmonares y cardiacas.