¿Crees que abusas del alcohol? ¿Habitualmente sientes que no puedes controlar tus ganas de tomar? Probablemente tengas una adicción a la bebida y debe tratarse como una enfermedad. Lo primero es aprender a advertir que, ciertamente, tienes un inconveniente y que no controlas la bebida sino te controla a ti. El inconveniente es que al tratarse de una droga legal, las personas suelen tardar más tiempo en percatarse de que tienen un problema.

Hoy en asociacionarba.org vamos a compartir contigo unos consejos para dejar el alcohol, vamos a contarte cómo dejar el alcohol paso a paso.

Cómo dejar el alcohol paso a paso

Dejar cualquier tipo de adicción puede resultar muy complicado y dejar el alcohol en cuestión, puede parecer muy difícil para uno mismo sin ayuda, ya que los síntomas del síndrome de abstinencia del alcohol son muy fuertes. A continuación vamos a contarte qué es el síndrome de abstinencia, cuándo aparece, cuáles son sus síntomas y qué consejos te damos para dejar el alcohol.

El síndrome de abstinencia

El alcohol es socialmente aceptado en muchas culturas como una costumbre festiva, relacionada con el ocio y las fiestas. No obstante, con el incremento de este consumo han aparecido graves problemas de salud: la dependencia, el abuso y la adicción al alcohol (alcoholismo).

La adicción al alcohol origina la incapacidad de controlar el consumo de bebidas alcohólicas y requiere tratamiento para dejarlo. El tratamiento del alcohol se enfrenta a uno de sus grandes enemigos: el síndrome de abstinencia. 

El síndrome de abstinencia aparece porque el alcohol afecta a unas sustancias químicas del cerebro conocidos como neurotransmisores que son los encargados de controlar el flujo de información entre las neuronas. Al consumir a largo plazo bebidas alcohólicas, los neurotransmisores quedan afectados y el cerebro experimenta un cambio de función. Solamente funciona con la presencia del alcohol. La persona que había acostumbrado el cerebro al alcohol necesita aumentar su tolerancia, consumiendo más alcohol para notar los mismos afectos que las primeras veces. Estos desórdenes, que al fin y al cabo no son más que síntomas de abstinencia, sólo desaparecen cuando se vuelve a tomar alcohol. Por eso es difícil para un enfermo adicto dejar de beber alcohol, cuando sabe que solamente le remediará consumir alcohol para aliviar los síntomas de abstinencia.

Síntomas del síndrome de abstinencia

Sabiendo que el alcohol inhibe la actividad del sistema nerviosos y la seda, durante el síndrome de la abstinencia, el sistema nervioso aumenta los procesos activadores al mismo tiempo que disminuyen los procesos depresores. Cambios como estos pueden producir una sobreactivación del sistema nervioso.

Esta sobreactivación causa hiperactividad del sistema nervioso e incrementa la producción de hormonas como cortisol y norepinefrina, que puede ser muy tóxico para las células nerviosas. Se ha comprobado que la resaca de la “mañana después”, para las personas que no son adictas a la bebida, es una forma suave de los síntomas de abstinencia mientras la cantidad de alcohol en sangre empieza a disminuir.

Los síntomas que se pueden padecer en el síndrome de abstinencia pueden ser “suaves” pero también se pueden experimentar:

– Temblores

– Sudores

– Náuseas

– Dolores de cabeza

– Ansiedad

– Incremento del ritmo cardíaco 

Estos síntomas no son nada agradables y acostumbran a venir acompañados de una fuerte ansia por consumir más alcohol, por lo que el hecho de decidirse a dejar el alcohol es muy difícil.

Además, en ocasiones, cuando existe adicción al alcohol, se pueden experimentar alucinaciones entre las 6 y las 48 horas después de haber dejado de tomar. Acostumbran a ser alucinaciones visuales y pueden durar desde unas horas a unas semanas. También se pueden padecer convulsiones o derivar en delirium tremens. El delirium tremens empieza entre las 48 y las 72 horas después de la última toma de alcohol. Signos como la taquicardia, la hipertensión, la fiebre y la sudoración excesiva, son los principales factores del delirium tremens junto con otros como la confusión, la desorientación y alteraciones cardiovasculares. Una vez empezado el delirium tremens pueden originarse convulsiones muy graves y ataques al corazón. El promedio de muertes se sitúa entre un 1% y un 5% debido a un tratamiento inadecuado y condiciones médicas incorrectas.

Por eso debes considerar en hacer un buen tratamiento de desintoxicación de alcohol con un nivel adecuado de medicina y enfermería. Además, un tratamiento inadecuado puede producir futuros síntomas de abstinencia de mayor gravedad y hacer que el enfermo recaiga al alcohol.

Consejos para dejar el alcohol

1. El paso inicial para poder dejar el alcohol es aceptar que se tiene un inconveniente con él. El alcohol es algo social y frecuente en nuestra vida rutinaria, de ahí que, es más bien difícil de aceptar que se tiene una adicción pues es una droga “bien vista”, socialmente hablando. De ahí que, el paso inicial es examinar tu comportamiento con la bebida y determinar si te está afectando a nivel físico, mental y con tus relaciones. Para aprender a advertir la ebriorexia es esencial que se analice cuánto tomas al día, si podrías estar sin tomar y si te sientes bien cuando no hay alcohol junto a ti.
Una prueba para poder advertir el alcoholismo es procurar estar 1 semana sin tomar ni una gota de alcohol. Examina tu comportamiento, la ansiedad que esto te produce y valora si puedes superarlo. Si no es de esta manera, tienes un inconveniente de adicción y es esencial ponerle freno lo antes posible.

2. En el momento en que has admitido que estás enganchado al alcohol, el próximo paso es empezar a mudar hábitos. Primero de todo debes tirar las botellas que tengas en casa y, si no puedes resistirte a una cerveza bien fría, ve al súper a adquirir las que tengan un cero por ciento de alcohol. Es esencial empezar de forma radical para lograr eludir las dificultades del alcoholismo que afectan tanto a nivel físico como mental.Considera que, hoy en día, prácticamente todo está inventado y puedes hallar una enorme pluralidad de bebidas que no poseen alcohol y con las que vas a poder pasar el síndrome de abstinencia como ocurre con el placebo. Hallarás licores, cervezas e inclusive champagne que no contiene ningún grado y que vas a poder adentrar en tu rutina sin peligro para tu salud.

3. Comienza a hacer nuevas actividades, que te apuntes a hacer ese hobby que siempre y en todo momento has querido explotar mas que jamás has tenido tiempo para esto, que hagas deporte, que empieces con nuevos proyectos, etc.. Si estás ocupado y sostienes tu psique lúcida, la tentación de tomar se va a ir calmando y cada vez te va a ser más simple estar un día sin probar una gota de alcohol. En muchas ocasiones, las personas tomamos por el hecho de que no sabemos realmente bien qué hacer en nuestro tiempo libre, terminamos de trabajar y vamos al bar a ver a los amigos o bien a charlar con quién sea. Puesto que bien, si incorporas nuevas actividades en tu tiempo libre, las visitas al bar cada vez van a ser menos usuales y, por consiguiente, tus ganas de tomar asimismo reducirán.

4. Socialízate con gente de confianza: los instantes sociales siempre y en todo momento alientan a tomar algo de tomar, a brindar y a pasarlo a lo grande mas ¿por qué razón no proseguir haciéndolo mas con bebidas cero por ciento ? Ya te hemos dicho ya antes que todo está inventado conque te recomendamos que si irás a casa de alguien a cenar, lleves tu bebida sin alcohol para poder brindar y sentirte del mismo modo integrado con el resto del grupo; además de esto, al tomar una bebida fría, te dará la impresión de que estás tomando y reducirás la ansiedadEn este sentido debemos resaltar que es esencial que charles con tu ambiente y les expliques tu inconveniente con la bebida. Han de estar alertados de que estás procurando dejar el alcohol y que precisas de su apoyo para poder superar tu adicción. Contar con el apoyo de tus amigos y familiares te asistirá a pasar esos instantes sociales en los que es más bien difícil dejar de tomar.

5. Mantén controlada tu evolución para motivarte y no caer en la tentación de regresar a tomar. Por poner un ejemplo, puedes tener un calendario en el que marques los días que llevas sobrio, puedes premiarte cada mes con un capricho (ropa, un helado, una escapada rural, etc.) si logras pasarlo sin probar ni una gota de alcohol, puedes asimismo tener un monedero en el que vayas guardando día tras día el dinero que ya antes invertías en la bebida y de esta manera, a fin de mes, vas a tener un cúmulo que vas a poder gastar en cuanto quieras, etc.. Crearte objetivos, motivarte y premiarte es buena forma de ir logrando pasar las semanas sin tomar.

6. Es enormemente aconsejable que charles con un médico o bien que asistas a un conjunto de alcohólicos anónimos para compartir tu experiencia y sentirte apoyado y comprendido por gente que vive tus situación. Muchas veces, las personas bebedoras sienten que sus amigos o bien sus familiares no logran comprender con lo que pasan y, por este motivo, acaban sintiéndose apartadas o bien alejadas. Si asistes a una terapia de conjunto o bien a conjuntos de apoyo lograrás superar ya antes tu adicción y entender que no estás solo en el planeta.

Sigas el consejo que sigas, debes consultar tu médico ya que será él quien te va a dar las instrucciones para dejar de beber de forma correcta para no tener ningún problema de salud. Además, contar con la ayuda de un psicólogo o un psiquiatra que trate tu problema desde el fondo y que analice cuáles son las causas de tu adicción, es una buena opción.

También existen asociaciones dedicadas a solucionar problemas relacionados con el alcoholismo o grupos de apoyo para ayudarte a ver que no estás solo en este mundo y que realmente hay gente que quiere salir de esta enfermedad y empezar a vivir de una forma sana, con motivaciones y nuevos objetivos. La tarea puede ser un poco dura pero dejar el alcohol para siempre, va a merecer la pena. 

Etiquetado en: