Una de las alergias más comunes en las personas es la alergia a los ácaros, una reacción a unos pequeños insectos que viven en el polvo de nuestro hogar. Los síntomas más comunes de este tipo de alergias, suele ser la rinitis alérgica, estornudos y moqueo. Algunas personas pueden presentar casos de asma o dificultades para respirar.

Los ácaros se alimentan de las células de la piel muerta de las personas y crecen en ambientes húmedos y cálidos. Por ello, podemos encontrarlos en la mayoría de las casas en lugares como las sábanas, toallas, muebles tapiados o alfombras. Es por ello que, para evitar en la medida de lo posible crisis alérgicas, es importante mantener una buena limpieza del hogar. Para ayudarte en esta labor de mantener a raya a los ácaros y evitar así alergias, hemos contado con la ayuda de Limpialotodo, expertos en productos de limpieza, para preparar una serie de consejos para acabar con lo ácaros.   

¿Cómo evitar los ácaros en casa?

Tal como aconsejan desde la Clínica Mayo, para evitar estas alergias debe reducirse al máximo la exposición a los ácaros. Para ello es aconsejable:

Usar ropa de cama especial antiácaros y especial alérgicos. En el mercado podemos encontrar todo tipo de estos productos, desde fundas de colchón, edredones, colchas hasta sábanas. Este tipo de ropa de cama está fabricada con tejidos desarrollados tecnológicamente para repeler los ácaros y evitar que estos colonicen. Cuando tengamos que hacer el cambio de temporada en la ropa de cama, lo mejor es que los guardes en fundas cubretodo antiácaros. De la misma forma, evita en la medida de lo posible ropa de cama

Es muy importante y necesario lavar la ropa de cama todas las semanas. Mantas, sábanas, fundas de almohada en la lavadora en un programa que emplee agua a 60º para eliminar los ácaros. Después hay que secarla para eliminar los alérgenos. Para aquellas prendas que no puedan lavarse, puedes meterlas en el congelador durante 24 horas para eliminar los ácaros del polvo. De la misma forma, evita en la medida de lo posible ropa de cama que atrape el polvo con facilidad o que sea difícil de lavar frecuentemente.

hacer la cama

Mantén baja la humedad de las habitaciones de casa. Lo mejor es mantener una humedad relativa por debajo del 50%. Instala un humidificador que te ayude a mantenerlo.

Si hay niños en casa, procura que los juguetes rellenos que compres sean lavables. De esta forma, deberás lavarlos con mucha frecuencia en agua caliente y mantenerlos en la medida de lo posible lejos de la cama.

Limpia el polvo de toda la casa con frecuencia con un trapo húmedecido con agua y aceite, evitando usar trapos secos. De lo contrario el polvo pasará del mueble al aire y se posará en otra superficie, en lugar de haberlo eliminado completamente. Dentro de las tareas de limpieza, es importante pasar la aspiradora, con filtro HEPA, por suelos y sobre todo en las alfombras y moquetas.

En relación a las alfombras, los expertos aconsejan reducir al máximo el uso de alfombras y moquetas pero sabemos que cuando llega el frío, una alfombra aporta un extra de calidez en la estancia de la que es dificil prescindir. Por ello, para dejar completamente higienizadas y libres de ácaros y polvo las alfombra, utiliza limpiadores específicos para alfombras, como los que puedes encontrar en el catálogo de LimpialoTodo. 

Por último, eliminar la decoración y objetos decorativos es otra alternativa para reducir, en la medida de lo posible, la acumulación de polvo y ácaros.